sábado, 22 de noviembre de 2014

OUTSIDE: Calvin Harris feat. Ellie Goulding


Ahora que ya no está Rita Ora, y que Motion, el nuevo álbum del escocés tiene que salir adelante, sea como sea, y sea con quien sea, Harris ha elegido para su siguiente single, la dulce voz de Ellie Goulding, que puede ser garantía de éxito, ya que si recuerdas lo acompañó con I need your love en 2013:
                                                 
                                                         


En este nuevo tema juntos, Outside (fuera) se trata de sacar desde dentro las relaciones más turbias, y poder hacerles frente.
                                      
Tranquilos, es sólo ficción
 

CATORCE DÍAS


SÓLO FUERON CATORCE DÍAS,

DOS CUERPOS Y UNA DESPEDIDA.

SÓLO FUE UNA CONDICIÓN,

UNA NO VIDA Y UNA AUSENCIA.

SI VES ENFADO EN MI CARA,

PIENSA QUE SÓLO FINJO,

QUE ESTOY DISFRAZANDO LA TRISTEZA,

PORQUE ESTÁS TARDANDO DEMASIADO EN QUE TE PIQUE LA NARIZ

                           

 

THE DAYS: Avicii feat.Robbie Williams


UNDER THE TREE WHERE THE GRASS DON'T GROW

BAJO EL ÁRBOL DONDE NO CRECE LA HIERBA

WE MADE A PROMISE TO NEVER GET OLD

HICIMOS LA PROMESA DE NO CRECER NUNCA

YOU HAD A CHANCE AND YOU TOOK IT ON ME

TUVISTE LA OPORTUNIDAD Y FUE CONMIGO

AND I MADE A PROMISE THAT I COULDN'T KEEP

Y YO HICE UNA PROMESA QUE NO PUDE MANTENER

Desde la primera estrofa, mejorando a Robbie, esto suena a Avicii, porque el DJ sueco no sólo ha cambiado la forma de hacer dance, mezclando electrónica y folk, sino que también ha dejado un estilo muy reconocible en sus letras: el tiempo, la coincidencia de dos personas en esa línea temporal, y cómo el primero es testigo y culpable de que esa coincidencia se torne fallida, pues a pesar de las promesas, cada individuo sigue un recorrido propio, personal e intransferible, como si estuvieran montados en escaleras mecánicas de las que no se pudieran bajar jamás, y se resignasen a que sólo el destino los volviera a unir. Pero más adelante. Por eso se hicieron una promesa estéril, simbolizada bajo un árbol donde no crece hierba, por eso él/ella no la pudo mantener. El universo se mostró paralelo y simétrico durante unos días, y la vida parecía controlable, como un animalillo que sostienes en tu mano, que aún sabes no echará a volar.

HEARTACHE, HEARTBREAK,

LA ANGUSTIA, EL DESAMOR,

ALL OVER TOWN,

TODO EN LA CIUDAD,

Otra característica propia de Avicii es su referencia al dolor urbano, a pesar de que sus canciones o vídeos más exitosos son "country" y tienen lugar en espacios más bien rurales, pero la ciudad es algo más abstracto: es la ciudad que todos llevamos dentro, la que recorremos de un lugar a otro, para pasar cíclicamente por los mismos sitios: la esperanza, las promesas, la visión del futuro, la desilusión, el dolor, el duelo, el vacío, y de nuevo la esperanza. Son esas las avenidas principales de nuestras ciudades de muertos, de locos, de enamorados y de luces que no salvan la oscuridad. Y sobre todo, las llevamos dentro, y no lo digo yo, ya lo dijo Cavafis en su día: "Pues la ciudad siempre es la misma. Otra no busques, no hay".

BUT SOMETHING FLIPPED LIKE A SWITCH

PERO ALGO SE ENCENDIÓ COMO CON UN INTERRUPTOR

De repente, el destino, otra vez el destino, la casualidad, sin causa ni nombre hizo que llegaras otra vez, y se me encendieron las luces de esta ciudad oscura.

AND I AM IN PIECES, PICK ME UP AND PUT ME TOGETHER,

ESTOY HECHO PEDAZOS, RECÓGEME Y RECOMPONME,

Ahora llega la metáfora de nuestra vida como una pieza de construcción, dificultosa y frágil, pero salvable, fácil de construir si la persona que viajaba a nuestro lado, de repente dibuja una segunda órbita paralela a la nuestra. Recuérdalo, era tu deber, ¿ya no te acuerdas de aquella promesa bajo el árbol sin hierba? Qué cosa, ¿no? Y nosotros mismos no somos capaces de poner la primera pieza de ese mecano que somos.

THESE ARE THE DAYS WE'VE BEEN WAITING FOR

SON ÉSTOS LOS DÍAS QUE HEMOS ESTADO ESPERANDO

ON DAYS LIKE THESE

EN DÍAS COMO ÉSTOS,

WHO COULD ASK FOR MORE?

¿QUIÉN PODRÍA PEDIR MÁS?

KEEP THEM COMING

DÉJALOS QUE VENGAN

BECAUSE WE'RE NOT DONE YET

PORQUE AÚN NO HEMOS TERMINADO

THESE ARE THE DAYS WE WON'T REGRET

SON ÉSTOS LOS DÍAS QUE NO LAMENTAREMOS

THESE ARE THE DAYS WE WON'T FORGET

SON ÉSTOS LOS DÍAS QUE NO OLVIDAREMOS

Parece éste el momento en que tendríamos que despertarnos, el momento en que decía la canción "despiértame cuanto todo haya pasado" (wake me up when it's all over"), porque ahora, sin que sepamos cómo reacciona el interlocutor, es el momento, la vida nos da esa segunda oportunidad para reconstruir nuestra ciudad. Ahora podremos pasear por una ciudad habitable, donde los árboles dan sombra y crece hierba buena bajo las copas, donde ya no hay ladrones de sueños, ni homicidas de paz, ni extorsionadores de futuros, y los que se dedicaban a pintar las paredes de un futuro peor, por fin se han ido a dormir, y mi sueño, el tuyo, es el que vivimos de día, porque ya no crecen pesadillas, enterradas todas bajo una inmensa capa de buenas perspectivas.

THESE ARE THE DAYS WE'VE BEEN WAITING FOR

SON ÉSTOS LOS DÍAS QUE HEMOS ESTADO ESPERANDO

RATTLE THE CAGE AND SLAM THAT DOOR

BÚRLATE DEL MUNDO Y CIÉRRALE LA PUERTA

Vayamos por partes: rattle the cage es una expresión idiomática que significa cabrear a alguien, sacarlo de sus casillas, lo mismo que se hace cuando se repiquetea (rattle) una jaula (cage) para incomodar a un animal. "Slam the door" significa literalmente cerrarle la puerta a alguien en sus narices, y también quitarle su oportunidad. Pues bien, resulta que ambas expresiones, en combinación, podrían ser una llamada a burlarse del mundo exterior, ése que sigue siendo adverso, encerrarnos tú y yo en este mundo paralelo, porque ya habrá tiempo de que las líneas del destino vuelvan a separarnos: tú y yo en nuestra jaula, aislados de la ciudad de los "heartbreaks" y "heartaches". Nuestra intimidad, tú y yo, nuestra ciudad construida a medias y sin puertas que nos separen. Porque ahora vas a ver de qué está hecho el mundo, el que está tras la puerta de esta jaula...

OUT ON THE MIDNIGHT, THE WILD ONES HOWL,

AHÍ FUERA EN LA MEDIANOCHE LOS SALVAJES AÚLLAN,

THE LAST OF THE LOST BOYS HAVE THROWN IN THE TOWELS,

EL ÚLTIMO DE LOS CHICOS PERDIDOS HA TIRADO LA TOALLA,

estos "lost boys" son los niños perdidos de Peter Pan, los que siempre quisieron permanecer imperturbables al paso del tiempo, a la madurez, al asumir la vida, porque asumir la vida, era asumir también el paso del tiempo, y la muerte, y esta supuesta madurez, para muchos, fue un morir un poco, y entonces, tiramos la toalla, a medias, empezamos a aceptar la edad adulta, sin renunciar del todo a la niñez, al no querer saber, al preferir imaginar, porque la realidad escocía, y allí, en la jaula, se estaba más calentito. ¿Quién quiso madurar al cien por cien? Aceptar la vida tal y como es. Los que lo hicieron, terminaron aullando en la noche, retorcidos de pesimismo, o dormidos en un día gris sin canciones.

WE USED TO BELIEVE WE WERE STARS ALIGNED

CREÍAMOS QUE ÉRAMOS ESTRELLAS ALINEADAS

YOU MADE A WISH AND I FELL OUT OF (TIME)

PEDISTE UN DESEO Y ME CAÍ (DEL TIEMPO)

¿Lo ves? En aquella primera vez, bajo el árbol estéril, tú y yo habíamos coincidido, y por muy alineados que estuviéramos, yo miraba hacia el otro lado, planetas que parecen alinearse, pero se dan la espalda, y ateridos de frío, empiezan a navegar por la órbita cementerio. Ahora soy yo quien está de frente, mírame, es nuestra segunda oportunidad.

TIME FLEW

VOLÓ EL TIEMPO

La palabra "tiempo" ha servido para la línea anterior, porque no aproveché aquella oportunidad, y voló, voló el tiempo. Anadiplosis.

CUT THROUGH ALL OVER TOWN

ABRIÉNDOSE PASO A CUCHILLADAS POR LA CIUDAD

y comenzó este nuevo tipo de violencia nuestra: la de las ausencias, la de los que perdieron, el tiempo, voló, y con él las esperanzas, y la ciudad se llenó de ladrones de deseos, y las buenas intenciones se declararon en huelga indefinida. Fue ésa la ciudad que nos quedó cuando yo no cumplí mi promesa bajo el árbol estéril.

YOU MAKE ME BLEED WHEN I LOOK UP

ME HACES SANGRAR CUANDO MIRO HACIA ARRIBA

Sangrar es positivo en esta frase, connota vida, connota movimiento; mirar hacia arriba es mirar el futuro contigo, y tener una perspectiva así, junto a ti, es vida.

AND YOU'RE NOT AROUND

Y TÚ NO ESTÁS AQUÍ

BUT I'M IN PIECES

YO ESTOY HECHO PEDAZOS,

PICK ME UP AND PUT ME TOGETHER

RECÓGEME Y RECOMPONME

THESE ARE THE DAYS WE'VE BEEN WAITING FOR

ÉSTOS SON LOS DÍAS QUE HEMOS ESTADO ESPERANDO

NEITHER OF US KNOWS WHAT'S ON STORE

NINGUNO DE LOS DOS SABE LO QUE NOS DEPARA EL FUTURO

YOU JUST ROLL YOUR WINDOW DOWN AND PLACE YOUR BETS

TÚ SÓLO BAJAS LA VENTANILLA Y HACES TUS APUESTAS

 

                         











La idea de la jaula juntos se convierte ahora en un viaje juntos, otra vez, como Kerouak, como Thelma y Louise arrojadas adonde las lleve el destino, como el mismo Avicii en su peligroso viaje de dos chicas en su videoclip de Addicted to you: un viaje juntos, una carretera en las retinas, un horizonte, como el de la madre y la hija que emprenden el camino cogidas de la mano. Esta vez el camino es nuestro, tuyo y mío, pero subidos a un coche desde el cual puede renacer el realismo mágico, que siempre nace cuando afuera hay desesperanza y la realidad no gusta. Aquí se está mejor. En la jaula. Súbete, súbete al coche.

THESE ARE THE DAYS WE WON'T REGRET

THESE ARE THE DAYS WE WON'T FORGET

AND THESE ARE THE DAYS

AND THESE ARE THE DAYS

Súbete al coche conmigo, haz el viaje conmigo, hasta donde el tiempo nos lleve, porque cuando los ladrones de sueños y los homicidas de esperanzas estén encerrados, llegarán LOS DÍAS, los días que no olvidaremos ni lamentaremos, los días que habrán hecho que esta vida tuya y mía, haya merecido ser vivida.

 

OTOÑO


En la caja de ceras colores, Lucía era el color rojo: siempre brillante y llamativo. A la fuerza tuvo que haber muchas Lucías, porque mamá siempre se encargó de reponerlas por ceras rojas nuevas, sin que nadie notara que el rojo primitivo se había gastado muchas veces.
 
ANOTHER LOVE, ALL MY TEARS HAVE BEEN USED UP, ON ANOTHER LOVE

 
 
Siempre en uno de los lados de la caja estaba el señor blanco: el que no hacía ruido, el que no pintaba nada, el que permanecía intacto ante el paso del tiempo mientras los demás se encogían ante la experiencia. Al señor blanco nadie echaba en falta en estas fiestas abigarradas. 
Pero Lucía sabe que el blanco puede convertir las noches estrelladas en días grises, quitarle el optimismo al azul del horizonte, difuminar esquemas y senderos, desdibujar trazos y hasta borrar huellas de crímenes silenciados y olvidados en gris. Pasar páginas, el vacío, la nada.
El señor  inmaculado visitó a Lucía una, dos, no sabe cuántas veces, una, dos, callar, una, dos, no sabe cuántas veces acostumbrarse. A Lucía la mirada se le volvió rosa, y se aferró a los cuerpos verdes, buscando eternidad en donde los demás sólo veían rojos. Lucía buscaba mundos y prestaba su lengua roja a los lugares ignotos, exploraba, exploraba, en busca de lo que ya nunca encontraría, porque el señor blanco le difuminó la mirada. Apresurada cogía trenes que la llevaran a gargantas profundas, haciendo escala en montañas, bosques o desiertos, no importaba cómo, sólo importaba cuándo. Entregaba su carta en rosa al mejor postor, con una sola condición, la de quererla hasta que la devolvieran a su caja de colores, y olvidarse, no saber, un dos tres, que los colores primitivos cambian mucho, después del discreto ataque blanco. 
Bajaba y bajaba siempre al sur, caprichosa y anhelante de que alguien finalmente firmaría su condición rosa. En cada viaje que emprendía nadie le reclamaba el pasaporte. Bastaban sus labios rojos y su carne roja para entrar al barco y que de blanco le vistiesen la piel. Una dos y tres, una y otra vez, que las niñas bonitas no pagan dinero, le dijo el barquero, y ella era bonita y lo quería ser. 
Pero el tiempo, otra vez el tiempo demostró ser el peor enemigo para Lucía, de quien sólo vieron la piel roja.
Comenzaba esta vez su enésimo viaje en las pupilas e imaginó sonrisas de aceituna, te quieros en la tarta, y seguros de eternidad que hasta ahora no había conocido. Empacó su maleta con lencería roja, miró el reloj y echó a correr a la estación, se pintó los labios y se recompuso de su carrera metiéndole prisa al taxista. Pagó con billetes rojos, entró en la estación roja, cruzó una de las vías rojas, alzó sus rodillas y su falda roja para apearse a aquel tren que la llevaría al mundo definitivo. Alguien la detuvo y le anunció:
 
LO SIENTO SEÑORITA. NO QUEDAN BILLETES.
 
Entonces Lucía sí se dio cuenta de lo roído de su rojo y de que a  partir de entonces no podría viajar a cualquier parte.
 
    ¿POR QUÉ TUVISTE QUE MORIRTE MAMÁ?    
 
 
                               
                                       
                         
DÍA DE OTOÑO, RAINER MARÍA RILKE
"Señor: es hora. Largo fue el verano.
Pon tu sombra en los relojes solares,
y suelta los vientos por las llanuras.
Haz que sazonen los últimos frutos;
concédeles dos días más del sur,
úrgeles a su madurez y mete
en el vino el dulzor.
No hará casa el que ahora no la tiene,
el que ahora está solo lo estará siempre,
velará, leerá, escribirá largas cartas, 
y deambulará por las avenidas, 
inquieto como el rodar de las hojas"
 
 
 

                                        

A DESTIEMPO


Puso todo su empeño en ello. Como si no hubiera un mañana, como si nunca jamás fuera a encontrar una presa tan deliciosa como aquella pobre niña. El velociraptor corría y corría para alcanzar a la niña y devorarla. Movía sus patas a toda velocidad, y rugía abriendo la boca de par en par. Podría incluso decirse que era el primer animal que corría a velocidad uniformemente acelerada.

Pero se quedó con las ganas. Además de llegar tarde a su era, también llegó tarde a la pesadilla de la niña, que estiraba sus brazos y retiraba sus legañas, al mismo ritmo que mamá le abría la persiana de la habitación.

 
                                             
Unos cardan la lana, y otros se llevan la fama, pues aunque se dice que el velociraptor era el más veloz entre los dinosaurios, en realidad era el compsognathus, el Usain Bolt entre los dinosaurios.